Exponiendo con amigos (I)

Exposiciones.

 

Cada vez que vas a una piensas en como quedarían tus fotografías en la pared. O no. Porque compartir tus imágenes con el público significa exponerte a las críticas. Y es que una cosa es difundirlas en las redes sociales, donde es más fácil mantener las distancias, que estar en una sala con el público y escuchar que una de tus fotos favoritas la gente la encuentra ‘perturbadora’, y hasta que te lo han dicho a ti ni se te había pasado por la cabeza…
Pero me estoy adelantando. Empecemos por el principio. Y eso es el porque creo que es bueno, si quieres crecer como fotógrafo, que montes una exposición (en modo low-cost, ¡que estamos empezando!)
Ahora bien, lo que yo os voy a contar es cómo la montamos yo y tres amigos, hay gente que se dedica de manera profesional al comisionado y montaje de exposiciones, pero aquí os dejo una breve recopilación de lo que necesitareis para montar vuestra expo con un mínimo de profesionalidad.

 

ANTES DE LA EXPOSICIÓN

Quizás la parte más importante, seleccionar los fotografías que queramos mostrar. Otro día hablaremos de como y por qué deberiamos empezar a organizar nuestro archivo fotográfico desde el principio y de la edición de nuestras fotografía en general. Hoy nos centraremos en seleccionar las fotos para un evento en concreto.
Elegir qué exponer non es fácil. En mi caso no exponía yo sola, y la temática me vino dada: a un amigo fotógrafo le habían ofrecido exponer en un local sus fotografías de su viaje a Lisboa, viaje que organizó servidora, así que nos ofreció a tres amigos adictos a la fotografía hacer la exposición conjunta. Lo cual nos lleva a no sólo escoger que fotos exponer, si no hacerlo de acuerdo con el resto de compañeros… Y teniendo en cuenta el local donde se va a exponer.

 

mosaicos-02

 

HABLANDO DEL LOCAL

Es un hecho que para exponer se necesita un local, y tenemos múltiples opciones a nuestra disposición. Una opción sería alquilar un local por nuestra cuenta y montarla. Muchos ayuntamientos tienen salas de exposiciones a disposición de artistas locales, pero estas salas no suelen permitir la venta de obras y tu exposición tiene que ser aprobada. Otra opción, que cada vez se extiende más, es exponer en locales que tienen otras actividades. En nuestro caso en un restaurante de comida portuguesa que está interesado en artistas locales, el acuerdo con los dueños fue que ellos nos dejaban sus paredes y ponían el picoteo el día de la inauguración y nosotros nos encargábamos de la fotografías, que por lo menos por aquí suele ser lo habitual. Una colaboración beneficiosa para ambas partes.

 

EDITANDO LA EXPOSICIÓN

Paso 1: imprime tus fotos. No tiene por que ser en buena calidad, incluso las puedes sacar en tu impresora con calidad normal. Lo importante es tenerlas físicamente delante tuyo.
Paso 2: Queda con tus compañeros, pediros unas cañas (o unos tés, eso cada uno según sus gustos) y proceder a poner en común las imágenes
Paso 3: Con todo delante, definir los criterios que seguirá la exposición. Me explico. Puede que en esto de la fotografía esté empezando, pero proyectos llevo unos cuantos, y personalmente opino que todo proyecto creativo debe de tener unas normas. De hecho debería tener una idea principal, como mucho dos, y ceñirse a ella. Si no no va a haber quien lo entienda.
En este caso decidimos que iba a ser en color, y que no tendrían a personas como el tema principal de la imagen. Y luego fue cuestión de elegir instantáneas que se complementaran.
En mi caso estas son las que llevé a la selección previa. Y al final de las mías elegimos las dos primeras. Ahora que la expo ya se ha terminado puedo decir que en lugar de la del ángel debería haber expuesto la que tiene a la izquierda, ya que la respuesta a la fotografía del ángel y el elefante, que es una de mis favoritas, no fue la que me esperaba.

 

primeras

 

EMPEZANDO CON LA LOGÍSTICA

Una vez que que ya sabemos QUÉ vamos a exponer, hay que decidir el CÓMO. Y aquí las posibilidades son infinitas. Puedes imprimir las imágenes en papel fotográfico (una impresión de 40x50cm ronda los 10-15 eur) y pegarlos tu mismo en un cartón pluma (un tamaño A2 cuesta unos 5 euros), no tienes que ni enmarcarlos. El formato dependerá del local en el que vaya a realizar la exposición. En nuestro caso acudimos a un servicio de impresión fotográfica (Fuco Reyes Fotografía, en Santiago de Compostela), donde una impresión de 40x50cm en papel baryta y paspartous de 70×50 fueron 25 eur, y un marco del Ikea de 18 euros, dejando el coste de cada fotografía en 43 euros. 
Un inciso: ¡Cuidado con los plazos!, según el número de imágenes y calidad de impresión pueden tardar más o menos tiempo. Importante, preguntar en el sitio en el lo vayais a imprimir el tipo de archivo, el tamaño y la resolución necesarias para el tamaño que tenéis en mente. ¡Cada impresora es un mundo!
Una vez que ya tenemos las fotografías hay que pensar en el montaje y difusión de la expo.  Antes de ir al local a colocar las fotografías, aún quedan un par de detalles por hacer: el cartel y las cartelas.

 

 

Por si os interesa las fotografías de este artículo, salvo que se indique lo contrario, son mías, pero las fotos que salen son también de Julia Huertas (Instagram: @rocketbabyd), Fran Queiruga (Instagram: @fran_queiruga) y Víctor Sestelo (Instagram: @atrydastl)

 

 © Todos los derechos reservados


One thought on “Exponiendo con amigos (I)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *